Deportes

Correcaminata de Tinkunaco: Carmen corrió, llegó, y volvió a emocionar a todos

No podía ser de otra manera, ella no podía faltar. El lema de la prueba era la inclusión y fomentar la empatía para con el otro, y su sonrisa y sencillez no podían estar ajeno a toda la fiesta que se vivió.

Carmen Peralta fue parte de la Correcaminata de Tinkunaco, y completó a su ritmo los 8K que proponía la prueba. Y como nos tiene acostumbrados, nuestra abuela runner volvió a demostrar que si se puede.

Varios se sorprendieron cuando la vieron cruzar la meta en los 4K, pero sabían que no se quedaría allí. Y así fue, porque siguió trotando por la Avenida Isidoro Brunengo rumbo al Monumento de Perón para luego, retome mediante, agarrar los últimos kilómetros y los mejores aplausos.

Porque en la meta éramos varios los que la estábamos esperando. Para dedicarle un aplauso, un beso, o una nota en nuestro caso. Tratando de sintetizar así todo el cariño y respeto que le tenemos por ser una embajadora runner local.

“Ojalá que sea por varios años, mi meta es acompañar a los jóvenes, a los niños, a los adultos. A todos”, nos contó una vez que se colgó la medalla finisher. Consultada por el calor que agobió a todos los participantes, ella respondió con un viejo dicho: “Lo que se empieza, se termina”.

Pero también tuvo palabras de agradecimiento a toda las personas que carrera tras carrera le dedican su tiempo y reconocimiento al verla correr. “Es lo mas valioso”, aseguro. “El afecto de toda la gente es muy importante, es una medalla de oro que llevo en mi corazón para siempre”, agregó emocionada.

A continuación la nota con ella y el momento de la llegada tras culminar los 8K de la Correcaminata organizada por Chango Mas que se corrió en la tarde de hoy sábado.

Arriba